21.3.07

La visita

Un destello y un estampido os ciegan al abrir la puerta, dejando en la mano de Tadeus una muesca y una quemadura de aspecto desagradable. La neblina parece surgir únicamente del dintel de la puerta puesto que el exterior de la casa está despejado. Una fina línea de una pasta grisacea parece dividir el universo entre el interior de la casa y su exterior.

El ser del exterior se agazapa junto al empedrado que lleva hasta la puerta, husmeando el frio aire nocturno y fijando la mirada en vosotros. Sus ojos relumbran verdosos entre las hojas del rosal, expectantes. Desde el otro lado de la mansión os llegan los sonidos de las caballerias inquietas, piafando, revolviendose en sus cuadras, coceando las puertas...


2 comentarios:

Maximilian Smith dijo...

¿que? - dice tadeus contrayendo sus rasgos por el dolor y retrocediendo unos pasos mientras apunta su escopeta al suelo, una posicion de seguridad. despues ignorando el dolor, con la prestancia de animo otyorgado por muchas cacerias, vuelve a apoyar la escopeta su brazo, apunta acia la criatura y presiona con suavidad el gatillo correspondiente al cañon derecho de su arma. la detonacion es ensordecedora y produce un espeso humo negro, mientras tadeus deja subir el arma para disipar el retroceso hasta que esta apunta directamente al techo.
no dice nada. pero se rie por lo bajo. siempre lo hace cuando dispara.

L Gato dijo...

Anne Marie frunce levemente el ceño, acordándose de cierto norteño apasionado de la lucha con el que ya tuvo algunos roces.

"¿Es que a ningún hombre se le ocurre hablar antes de disparar...? Como si no hubiese tiempo de hacerlo después..."

Se guarda la espada: o bien la criatura estará muerta y no vale la pena intentar intimidarla para obtener respuestas de ella, o estará lo bastante exaltada por el disparo como para que el cazador tenga que acabar con su existencia.

"Años haciendo de diplomática... Y ahora va a resultar que realmente NO soy tan mala".

-¿Y no ha pensado que podría estar rondando la casa por algún motivo? La niebla parece no afectar al exterior... Antes de disparar podría haber pensado en obtener respuestas de ese ser.

"Pero tanto da, ya es tarde" piensa. Si el ser ataca, hay armas incluso mejores que el acero forjado por el amado de la muerte.